Hago lo que debo hacer

HAGO LO QUE DEBO HACER

Qué estragos del espíritu
conjuraron esta tempestuosa rabia.
Te convirtieron en un monstruo
roto por las reglas del amor.

El mar estaba en calma. Siempre pensé que mi amor hacia ti sería eterno. No había ningún resquicio de duda sobre lo que sentía, era fidelidad infinita. No podía llegar a imaginar que pudiera existir ninguna especie de tormenta que lograse aplacar todo lo que te amaba, todo lo que mi corazón expresaba y todo lo que mi mente deseaba.

Toda tempestad viene seguida de una calma; pero en nuestro caso fue al contrario. La tempestad te hizo convertirte en una especie de monstruo del cual es imposible sobrevivir. Existen muchas razones por las que luchar contra semejante abominación, pero cuando las reglas del amor dictan sentencia es inútil oponerse.

Y el destino te ha guiado a través de ello,
haces lo que tienes que hacer
Y el destino te ha guiado a través de ello,
haces lo que tienes que hacer.

Creo en el destino que uno se forja, no en esa clase de destino de la que muchos se dejan arrastrar sin poner objeción. Sé que no será fácil oponerse a él, pero es necesario hacerlo sino quiero verme arrastrado al fondo del abismo.

El camino será difícil, habrá momentos en los que se perderá la noción del tiempo, y otros en los que las lágrimas invadirán nuestro ser. Pero el destino nos guiará para que podamos salir de las profundidades y podamos emerger y respirar aire nuevo.

Y tengo la cordura de admitir que
no sé cómo dejarte ir.
Cada momento marcado
con apariciones de tu alma.

A veces me dejo llevar por los sentimientos que asolan el interior de mi alma, pero no puedo dejarme arrastrar por las corrientes que tiran de mí hacia el fondo. Te necesito lejos de mi, pero no sé cómo hacerlo. Te tengo en mis pensamientos, no consigo apartarte de mis recuerdos; cada objeto que tengo en mi presencia me hace recordar lo hermoso de tu alma.

Todo lo bello que representas, el resplandor con el que me iluminas cada vez que estás a mi lado. Todas tus apariciones han dejado en mi corazón unas marcas imborrables, cada momento que he vivido contigo han hecho que mi corazón latiese cada vez con más fuerza, me has ayudado a seguir viviendo.

Siempre me estoy moviendo veloz
intentando escapar a este deseo.
El anhelo de estar cerca de ti
Hago lo que debo hacer
El anhelo de estar cerca de ti
Hago lo que debo hacer

Busco actividades en las que despejar las dudas que me asaltan, en las que pueda dejar relajar la mente y no pensar en ti. Siento un remordimiento que invade mi ser por no estar cerca de ti, por no poder acariciarte, sentir tu fuerza vital en la que tantas veces me he escudado. Mi deseo es permanecer siempre a tu lado, formar parte de tu vida, sentir que nos fundimos en un único ser en armonía con el cosmos. Pero he hecho lo correcto, he actuado basándome en la razón y he dejado que los sentimientos no se inmiscuyan en tan difícil decisión. He hecho lo que tenía que hacer.

Pero mi cordura me hace admitir
que no sé cómo dejarte ir.
No sé cómo dejarte ir.
Un ascua candente, ardiendo,
quemando lentamente.

El tiempo dictará sentencia, quizás el destino ha querido que nuestras almas coincidieran en esta vida para poder existir juntas en otra posterior. Pero tanto es el dolor por dejarte marchar que algo tan cotidiano como respirar cada vez se me hace más agotador. Mi corazón siente como poco a poco la distancia hace que puedas caer en el olvido. Quizá por eso siento que no sé encontrar la manera en la que podamos distanciarnos.

Siento como si ardiera en un fuego del cual no pudiera librarme, como si las llamas me consumieran lentamente haciendo que el dolor fuera irresistible y duradero.

En lo más profundo de mi ser me siento sacudido por la violencia
de existir sólo para ti.
Sé que no puedo estar contigo
Hago lo que debo hacer
Sé que no puedo estar contigo
Hago lo que debo hacer

En los albores del tiempo existían seres que quisieron oponerse a los dictámenes de los dioses y fueron castigados. Dividieron su ser en dos mitades y les obligaron a vivir toda su existencia buscándose si querían volver a encontrar la felicidad. Siento desde el momento en que se cruzaron nuestras miradas que mi otra mitad eres tú, que no puedo existir sin ti, porque eres tú la mitad que me completa. Tú das sentido a mi búsqueda de felicidad, tú haces que me sienta de nuevo realizado.

Pero sé que no puedo seguir a tu lado, hago lo que tengo que hacer. Quizás seas una copia casi perfecta de la mitad que con tanto afán llevo buscando. En el fondo de mi corazón siento que la perfección con la que en unos primeros momentos te sentía no acaba de llenarme del todo. Hay una pequeña grieta que me hace dudar, y es la que me hace sentir que no puedo seguir a tu lado. He de escapar de tanto sufrimiento al que me veo sometido, he de hacer lo que tengo que hacer.

Y tengo la suficiente cordura para admitirlo pero
No sé cómo dejarte ir
No sé cómo dejarte ir
No sé cómo dejarte ir

No puedo perder la cordura, la razón se ha de imponer a lo que me dicta el corazón. Pero es tan duro, es tan difícil sobreponerse.

Ruego al destino que me ayude en el camino que he de seguir para lograrlo, porque no sé cómo hacer para alejarte de mi vida. De aquí unos años veremos que camino me hizo escoger, porque ahora mismo no sé cómo dejarte ir. Maldita sea, no sé cómo dejarte ir.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. patriciandr
    Jun 12, 2012 @ 00:23:17

    Sabes hacer bella la tristeza.

    Responder

  2. froske
    Jun 23, 2012 @ 08:15:32

    Qué raros sois, humanos! Te has preguntado jamás que podria pensar un “dios” de los comportamientos tan contradictorios que a veces tenemos? Por qué hay que pintarlo todo en blanco y negro, bueno y malo, sensato y demente?
    Cada ego muy adentro de si es un monstruo, no lo sabias? Por qué escoges sufrir? Si de verdad amas intenta disfrutar de lo que sientes, no te mates con razonamientos absurdos: si una cosa no va el amor ya se apagará por el camino. No sufras hombre! Vivelo hasta el final, hasta que la última ascua se apague, quemalo todo, aprenderás y saldrás limpio de la experiencia!! Si no puedes dejar ir esta bién claro que no es el momento de dejar ir. La llama aún tiene vida.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: