Miércoles

Miércoles 23 de Mayo del 2012:

No puedo dejar de pensar en lo que me está esperando en el laboratorio. Quizás que mi mente esté en otro lugar me hace no escucharte mientras desayunamos. Me preguntas algo relacionado a lo que estoy llevando a cabo en el trabajo pero no estoy para explicaciones, necesito llegar cuanto antes, he de ser el primero en llegar y me es indispensable hacerlo. Ahora más que nunca he de extremar la vigilancia.

Me despido de ti, cada día que pasa se me hace más difícil. Quizás el saber que cada vez nos queda menos tiempo me hace amarte mucho más. No puedo distraerme en nimiedades, he de despejar mi mente. Necesito toda la atención en lo que he de hacer y no puedo dejarme llevar por los sentimientos. Vuelven a mi mente recuerdos de cuando éramos sencillamente felices, sin tener preocupaciones y sin mirar en los problemas de los demás. Cuando sólo nos necesitábamos el uno al otro. Que tiempos tan maravillosos, y que poco nos dábamos cuenta de lo que estaba pasando a nuestro alrededor. Me bastaba con quererte sin condiciones, sin explicaciones, solos tú y yo. Y el amor que nos confesábamos el uno al otro; es lo único por lo que valdría la pena vivir. Pero morir contigo, a tu lado también es una expresión de lo mucho que te amo. Te salvaré del desastre al que nos vemos abocados.

Saludo al guardia de turno y no veo indicios de algún problema con la visita de ayer, ningún comentario y ningún resquicio de duda. Perfecto, va todo según lo planeado.

Ansío llegar al laboratorio y mirar cómo se ha desarrollado el experimento con el que ayer probé mi gran obra maestra. Soy el primero en llegar y me dirijo raudo a la sala donde me espera mi voluntario.

Todo ha salido como esperaba, mi visita yace en el suelo sin vida y descomponiéndose a pasos agigantados. Ahora he de ser muy precavido, nadie puede descubrir el cuerpo. Antes mido si hay algún resto del virus en el aire de la sala, y descubro que efectivamente quedan rastros de él. Es perfecto, rápido y no deja huella que poder rastrear dentro del cuerpo. Hace efecto al entrar en contacto de cualquier forma, ya sea ingerido, inhalado, etc… y desaparece de su víctima una vez cumple con su cometido, pero sigue propagándose y buscando más víctimas.

El siguiente paso es deshacerme del cuerpo, pero está todo pensado. El cuerpo se descompondrá hasta desaparecer y no podrá ser descubierto, pero ésto lleva su tiempo, por eso dispuse el cuerpo bajo una lona. Así si nadie entra en la sala no podrá ser visto.

La sala se utiliza para pruebas y ya he dispuesto que no se realicen sin mi permiso, nadie tiene porque descubrir nada. Cuando todo esté en marcha dará igual que el virus esté esperando para propagarse en la sala de pruebas, sus hermanos camparan libremente por el exterior.

Otro paso cumplido, y otro paso menos para la meta. Ya queda menos, cada vez estoy más cerca del final y cada vez me siento más cansado, pero nada puede enturbiar ni mi mente ni mi capacidad para seguir sin desfallecer.

Se me pasa el tiempo sin darme cuenta cuando llegan mis ayudantes, miro el reloj y ya es la hora de entrada. Justo a tiempo.

Paso el día en mis investigaciones, hablando con mis ayudantes sobre los estudios que estamos realizando sobre la cura y me doy cuenta que no saben nada de mi investigación paralela. He sido muy meticuloso en todo lo que hasta ahora he ido haciendo, no tiene porqué saber nada, no necesito impedimentos en mi plan.

Por la tarde uno de mis ayudantes me pregunta por la visita que tuve ayer y le explico que era un conocido científico amigo mío que estaba de vacaciones en la ciudad y que estaba interesado en mi trabajo. Intenta hacerme más preguntas pero me deshago de él objetando que hoy estoy muy cansado y que necesito irme a casa a descansar.

Me preocupan tantas preguntas, pero seguro que todo es curiosidad. Dejo de pensar en ello y por fin llego a casa. Hace tiempo que no llego pronto a casa, y tu cara de sorpresa me intriga. Te doy dos besos y me voy a mi despacho con la escusa de que tengo mucho papeleo que he de acabar cuanto antes. Me relajo en mi sofá pensando en que todo está saliendo bien, en que no hay fallos y en que todo está siguiendo su curso.

Decido no cenar y me acuesto pronto. El cansancio me invade y me quedo dormido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: